www.BlogViajes.es

Viajes por el mundo

Brujas, entrando en un tesoro único de Europa

| 0 comments

Capital de Flandes Occidental y considerada una de las ciudades más importantes de toda Bélgica, dicen que quien visita Brujas, sale embrujado… y te aseguramos que no es para menos. No hay absolutamente nada igual en el viejo continente, y es por ello que los habitantes y residentes de esta ciudad belga suelen presumir y mucho de su tesoro en todos los sentidos. Y no es para menos, te lo aseguramos…

Quienes se deciden a visitar Brujas suelen hacerlo porque a simple vista, es una ciudad bellísima y con una gran historia que contar, la cual se remonta siglos y siglos atrás. Efectivamente es así, pero una vez estás dentro de ella te acabas dando cuenta de que es muchísimo más de lo que cualquiera se pueda imaginar antes de visitarla. Sigue leyendo, porque te aseguramos que cuando nos ceñimos en afirmar la originalidad y consideración de ciudad mágica y embrujada, es por muchos motivos.

Durante la pasada década, Brujas se llevó varios galardones y reconocimientos de todo el mundo. En el año 200o su casco histórico de enorme tamaño fue declarado Patrimonio de la Humanidad, y dos años más tarde, en el 2002, fue Capital Europea de la Cultura. ¿Qué más podemos decir? Estos reconocimientos se reflejaron a principio de la pasada década en una revitalización completa de una ciudad que de por sí ya era única. El resultado ha sido una gran orientación hacia el turismo europeo y mundial. Brujas ofrece un gran atractivo turístico, y si lo tuyo son las ciudades medievales y la magia de la Edad Media y la época antigua, esta ciudad belga no te va a defraudar en absoluto.

A lo largo de las pasadas décadas, en Brujas se han ceñido en conservar lo mejor posible su casco histórico, ya que ocupa buena parte de la ciudad en su totalidad. La imagen que el municipio belga ofrece es un pueblo que parece haberse detenido en el tiempo. Casas muy antiguas y perfectamente conservadas y restauradas, decenas y decenas de monumentos históricos, algunos de ellos situados entre los mejores de Bélgica y también de Europa. Ahora bien, ¿son sólo calles antiguas y plazas de épocas recónditas? ¡Para nada!

Gracias a los numeros canales de agua que atraviesan la ciudad, en Brujas los paseos en barca y transporte marítimo están a la orden del día. Centenares de turistas se suben diariamente a barcas recreativas y se apuntan a paseos y guías turísticas a través de las aguas de Brujas. Muchos comparan estas travesías incluso con la ciudad italiana de Venecia.

Si echamos un vistazo a algunas de las casas que están a pie de canal abierto, podemos ver con claridad que muchas de ellas tienen acceso directo o incluso un pequeño puerto de anclaje, ya que hace décadas se permitía el recorrido libre de los canales y aquellos afortunados de tener una casa al lado del canal, disponían de una barca y se movían libremente a lo largo de Brujas en ella. Puesto que esta práctica ya está restringida a usos recreativos y de servicios del Ayuntamiento, en algunas casas estos pequeños puertos se han quedado como decoración, y otros han decidido eliminarlos.

Brujas ofrece además un gran abanico gastronómico y de alojamiento, ofreciendo numerosos hoteles y restaurantes para todos los gustos y niveles económicos distribuidos a lo largo de la ciudad. Eso sí, te advertimos que en Brujas el clima suele ser algo extremo en pleno invierno, y la nieve está siempre a la orden del día como tónico general. Es un gran destino para visitar en navidades o inicios de año, así que no te olvides de llevar buena ropa de abrigo. Por el resto… ¡es una ciudad mágica!

Deja un comentario

Required fields are marked *.

*