www.BlogViajes.es

Viajes por el mundo

Descubriendo Lituania: Vilna

| 0 comments

Si me permitís un pequeño inciso personal, cuando conocí a una chica que hoy día es una gran amiga mía, me habló de un país totalmente desconocido para mí. Localizado en el noreste de Europa nos encontramos con un país aparentemente pequeño, pero que no deja lugar a dudas… es una auténtica maravilla europea. En todos los sentidos.

Te hablamos, cómo no, de Lituania. No llega a los 3.5 millones de habitantes y su terreno total no es muy amplio, pero se ha posicionado como un país que ha sabido concentrar a la perfección y de una forma totalmente estelar la magia de Europa del Este, en unas pocas grandes ciudades. Hoy nos centramos en Vilna, la más importante de todas y la que más habitantes tiene, algo más de medio millón.

De nombre oficial Vilnius, Vilna es mucho más que una capital. Debido a su antigüedad -fundada en el año 1.323 -, ha conservado a lo largo de los años un patrimonio único, reflejando la magia e historia más profunda de esta zona de Europa, llegando a un nivel en el que su casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Y de esto, hace ya más de década y media. Pero no nos quedemos en el pasado… porque para recordarlo ya están las calles de Vilna. En cada rincón, cada pequeña calle del centro, se respira un aire único y muy profundo, digno de una ciudad plagada de arte, monumentos y por supuesto una combinación perfecta de historia e historia contemporánea.

En Vilna podemos encontrar un gran número de monumentos históricos y de origen religioso, como por ejemplo la catedral principal de la ciudad, junto a la famosa torre Gediminas, construida en honor al fundador de la ciudad europea. Otro reducto muy antiguo y casi en cohesión con la fundación de la ciudad, es la Universidad de Vilnius. Con una fecha que data del 1.579, cuenta ya con más de 430 años de historia, reflejando la imagen de la ciudad y manteniendo un toque atemporal junto a una modernidad absoluta. No debemos pasar por alto que Vilna es una ciudad avanzada tecnológicamente, como por ejemplo, en el sector de Internet.

Yendo más allá, está claro que Vilna, como gran ciudad europea contemporánea y atemporal, ofrece multitud de actividades para los turistas y residentes. En sus calles más céntricas puedes tanto hacer turismo y comprobar lo bien que le sientan los siglos a la ciudad, como irte de fiesta a pubs o discotecas, o simplemente salir a tomar algo en alguna de las cafeterías o bares, estando orientadas en su mayoría a las preciosas vistas de la ciudad, incluyendo las grandes zonas verdes de Vilna y Lituania, que en absoluto podemos pasarlas por alto.

Desde que Lituania entró en la Unión Europa a lo largo del pasado año 2004, el Gobierno se ha centrado en convertir tanto sus principales ciudades como Vilna y sus alrededores, en un lugar plagado de centros turísticos y ofertas que el visitante no puede rechazar. Como curiosidad, Purnuškiai, pueblo que está al norte de Vilna, guarda y muestra a todos los turistas el Centro Geográfico de Europa un gran monumento en honor a este reconocimiento. No olvidemos que esto se traduce en que Bernotai y Purnuškiai son, en términos generales, el centro de Europa.

En general, Vilna es probablemente la ciudad que a priori más atrae a los turistas que quieren visitar Lituania. Es un gran reducto de historia de Europa del Este, y para muchos el lugar perfecto si estás dispuesto a darle una oportunidad a Lituania. La hospitalidad, el buen ambiente y la magia de la ciudad por supuesto que acompañan. Y de qué manera.

Deja un comentario

Required fields are marked *.

*