www.BlogViajes.es

Viajes por el mundo

Mirambel, buscando el corazón de Aragón

| 0 comments

Dicen que la península ibérica está repleta de pequeños pueblos, cada uno con un toque único y distintivo. Cada uno con una historia que contar, y guardando un pequeño trozo de la historia de España. Algunos acaban desapareciendo con el tiempo, otros se acaban convirtiendo en casi ciudades y expandiéndose… y otros simplemente, tratan de llevar el paso de los años lo mejor posible, quedándose como un pequeño rincón. Éste último caso es el de Mirambel.

Mirambel es un pequeño pueblo perteneciente a la provincia de Teruel y en la Comunidad Autónoma de Aragón, estamos ante un pequeño pueblo con poco más de 130 habitantes… pero no nos engañemos. Estamos ante un pueblo que data aproximadamente del Siglo XII, y es algo perfectamente visible nada más entrar y recorrer las pequeñas calles y callejuelas que componen Mirambel. Estamos ante un pequeño pedazo de la historia y corazón de todo Aragón, y por supuesto es un motivo más que suficiente para dedicarle un buen rato, ¿no crees?

Con poco más de 45 kilómetros de extensión, no es que estemos ante un pueblo de amplia extensión… sino más bien todo lo contrario. Se puede recorrer en sólo unos minutos andando. Como buen pueblo del centro-interior de la península, su economía gira en torno a la agricultura y ganadería, aunque curiosamente y aunque a priori parezca lo contrario, también se sustenta y de buena manera, gracias al turismo nacional. Mirambel tiene muy claro que tiene mucho que contar como pueblo, y como tal sus calles siempre están perfectas, mostrándonos los siglos y siglos que han pasado entre sus paredes. No olvidemos que el Centro Histórico denominado oficialmente, es uno de los cascos antiguos más valorados y reconocidos en toda Aragón.

Como apunte interesante, casi toda el pueblo está rodeado por murallas que en su día se construyeron para proteger a los habitantes de la misma. Con un castillo como imagen más significativa, uno de los monumentos más interesantes y con más relevancia, es la Iglesia de Santa Margarita.

A pesar de ser un pueblo tan pequeño y aparentemente muy tranquilo, Mirambel ofrece un total de seis festividades locales que se celebran a lo largo de todo el año. Entre ellas, el Día de San Antón, San Jorge -patrón de Aragón- y por supuesto las fiestas mayores, con fecha del 15 de agosto y donde además de los típicos eventos de estos pueblos en fiestas -vaquillas y toros-, también se organizan numerosos bailes, peñas y por supuesto diversos puestos de ocio y ocio nocturno. Junto con la romería de noviembre, es durante estos dos eventos cuando más gente se reúne en todo el pueblo, llegando a multiplicarse la población numerosas veces. Visitantes, turistas y por supuesto personas con gran relación con el pueblo se dejan ver en pleno verano para no faltar a sus fiestas.

Hablando un poco del clima, si apuntamos que estamos en una de las zonas más profundas de Teruel y que de por sí es una provincia fría, la respuesta es clara… ¿no crees? Los inviernos suelen ser muy fríos, y ya en esta época del año se dejan sentir temperaturas muy frías. Si tu idea es visitar el típico pueblo de centro con abundante nieve y de imagen y esencia tranquila, entonces Mirambel es tu opción por excelencia. A pesar de que suele pasar muy desapercibido para todos los turistas que le dan una oportunidad a Aragón y Teruel, suele sorprender a todos los que por allí pasan. Al fin y al cabo, gracias a su pequeña extensión se puede ver y descubrir en muy poco tiempo. En época festiva, todo suele estar muy concentrado y el pueblo entero se vuelve una fiesta.

Fotos: Wikipedia y Mirambel

Deja un comentario

Required fields are marked *.

*